Quiénes somos

FAMILIA MISIONERA APÓSTOLES DE LA PALABRA

Tal vez nunca como ahora en la historia de la Iglesia son actuales aquellas palabras de Cristo: «La cosecha es abundante y los obreros son pocos» (Lc 10,2). Apóstoles de la Palabra representa una respuesta más al anhelo de Cristo de que aumenten los «obreros del Evangelio».

Apóstoles de la Palabra tiene como objetivo general y supremo reunir en una sola familia a todas las categorías de fieles, para ayudarles a vivir con mayor eficacia y plenitud su vocación cristiana en un espíritu eminentemente misionero.

Sus objetivos concretos son los siguientes:

a) dar a conocer la Palabra de Dios por todos los medios posibles;
b) favorecer entre la juventud la práctica de un año de servicio apostólico a la Iglesia;
c) crear y aplicar un sistema misionero popular;
d) impulsar la Promoción y Defensa de la Fe Católica;
e) fundar y atender centros de evangelización, centros de formación cristiana para laicos, centros de misiones y librerías.

Los Apóstoles de la Palabra se sienten llamados a trabajar en los lugares y ambientes más necesitados y allí, en nombre de la Iglesia, transmitir con fidelidad la doctrina cristiana, debidamente enviados («misioneros») por la autoridad eclesiástica competente.

APOSTOLADO
Normalmente nuestro apostolado es de frontera y se desarrolla en tres vertientes:

- Pastoral bíblica.
Mediante una serie de cursos muy sencillos, promovemos el conocimiento de la Biblia a nivel masivo, que muchas veces desembocan en la formación de pequeños grupos que se reúnen alrededor de la Palabra de Dios.

- Promoción y Defensa de la Fe.
Teniendo presente el fenómeno del pluralismo religioso y especialmente del proselitismo sectario, tratamos de fortalecer la fe del católico, aclarando su identidad y dando respuesta a los ataques de las sectas.

- Misiones parroquiales permanentes.
Para enfrentar seriamente el problema de los alejados, que son la mayoría de nuestros hermanos católicos, tratamos de favorecer el establecimiento de grupos de «Misioneros parroquiales», con la participación de voluntarios pertenecientes a distintos movimientos o asociaciones apostólicas, con miras a organizar un visiteo constante, que permita un acercamiento a la Iglesia y evitar que sean fáciles víctimas de otras propuestas religiosas.

FORMACIÓN
El método de formación consiste en alternar la actividad apostólica bajo la guía de personas más experimentadas, con la reflexión y el estudio.
Cada dos meses hay por lo menos una semana de estudio. En este período, todos los equipos se reúnen para una evaluación de sus experiencias, un estudio sistemático de la Palabra de Dios y materias afines, y un encuentro con Dios más profundo.

Y a ti, ¿te gustaría formar parte de nuestra familia misionera Apóstoles de la Palabra? Aquí hay un lugar para ti. Recuerda que “hay peces, hay redes, pero faltan pescadores”