La importancia de usar todos los ornamentos en la Eucaristía

Por el P. Emmanuelle Cueto Ramos,fmap

Hermano mío sacerdote: ¿Sabías que si presides la Misa y hay otro (s) sacerdotes concelebrando todos deben usar casulla y no sólo la estola? Así es. Se ha vuelto una costumbre (casi ley sin fundamento) que cuando un presbítero concelebra, es decir, no preside la Santa eucaristía, sólo se revista de alba, cíngulo y estola. No sabemos quién o quienes fueron los que indujeron la idea de que sólo el presbítero que preside, usa todos los ornamentos sacerdotales.

Como bien sabemos, cada ornamento posee un origen y su propio simbolismo:

1.- ALBA:

Alba

 Es la antigua túnica talar de los griegos y romanos. Como vestido específicamente litúrgico se menciona ya en el siglo VI en el concilio de Narbona del 589 (Francia) Tuvo formas muy variadas según las distintas épocas. Las primitivas eran de LANA, y rara vez de lino o seda. Desde el siglo IX se generalizó el uso del lino. A partir del siglo X se la adornó con una franja alrededor en su parte inferior y en las bocamangas, que más tarde se redujo a dos trozos solamente: uno delante y otro detrás. Luego desaparecieron, para dar lugar después del siglo XV a los encajes. Hoy, en buena hora se tiende de nuevo a la franja antigua bordada o calada con motivos simbólicos.

SIMBOLISMO: Ha de ser de lino. Su simbolismo es bien claro: significa la pureza, según se expresa con toda claridad en la oración que había de decir el sacerdote al revestirse para celebrar Misa:

“Dealba me, Domine, et munda cor meum, ut in sanguine Agnidealbatus gaudiis perfruar sempiternis” es decir: “Purifica, Señor, y limpia mi corazón, para que purificado con la sangre del cordero merezca el gozo sempiterno”

2.- CÍNGULO

Entre los antiguos era el complemento imprescindible de la túnica, al menos para salir a la calle. Necesariamente había de entrar entre los ornamentos litúrgicos. No siempre ha tenido la forma de cordón; hasta el siglo XV fue muy general la forma de FAJA de unos siete centímetros de ancho, que se adornaba con bordados, piedras preciosas y láminas de oro y plata.

SIMBOLISMO: Simboliza la mortificación la mortificación que debe ceñir a nuestro cuerpo para la guarda de la preciosa virtud de la castidad, como lo mencionan la misma oración cuando se ciñe la cintura:

“Praecínge me, Domine, cíngulo puritátis, et extingue in lumbis meis humórem libídinis; ut máneat in me virtus continéntiae et castitatis” Es decir: “Cíñeme, Señor, con el cíngulo de la pureza y extingue en mis miembros el humor libidinoso, para que permanezca en mí la virtud de la continencia y castidad”

3.- ESTOLA.

La estola se usará según el color
litúrgico del día

Su origen es bastante oscuro. Por una parte parece que se devirva del paño sudario llamado “orarion” entre los griegos, que servía para limpiarse el sudor, y por otra, en la Iglesia siempre aparece como signo de honor y de dignidad; así lo considera el canon 22 y 23 del concilio de Laodicea, hacia la mitad del siglo IV, con respe3cto a los diáconos, quienes ya entonces lo llevaban en el hombro izquierdo, pero sin ceñir. El concilio de Braga del año 675 prescribió que los sacerdotes lo llevasen cruzado en el pecho. En Roma se encuentran los primero testimonios en los “Ordines II”, V (Siglo IX-X), VIII (Siglo VIII-X) y X (hacia el año 800)

Según el “Ordo romaus IX”, los diáconos y sacerdotes recibían el día de su ordenación un “orarion” que había sido colocado la noche anterior sobre la tumba de San Pedro. En algunos lugares existía la costumbre de que el neosacerdote la llevase durante un año a partir de la fecha de su ordenación. Ha de ser de la misma materia que la casulla y ha de tener (como el antiguo manípulo que se ponía en el antebrazo) una cruz en el centro.

SIMBOLISMO: La estola simboliza la INMORTALIDAD, dignidad sacerdotal y el yugo del Señor, como bien lo dice la oración al colocársela:

“Redde mihi, Dómine, stolam inmortalitátis, quam pérdidi in praevaricatióne primi paréntis: et, quamvis indígnus accédo ad tuum sacrum mystérium, mérear tamen gáudium sempitérnum” es decir: “Devuélveme, Señor, el estado de inmortalidad, que perdimos con el pecado de nuestros primeros padres: y, aunque indigno de acercarme  a tu sagrado misterio concédeme la eterna gloria”

4.- CASULLA O PLANETA.

Lo que sólo debe cambiarse junto con la estola según el tiempo litúrgico es la casulla

Procede de la antigua pénula (indumentaria romana que cubría todo el cuerpo para proteger contra la lluvia), o capa cerrada que cubría todo el cuerpo, con un orificio en el centro para introducir la cabeza; se eso se la llamó casulla, o casa pequeña, que es el nombre más general para denominarla. Por su origense ve que fue prenda de viaje en invierno pero poco a poco reemplazó a la llamada toga, y la usaron, con algunos adornos, los grandes romanos dn las funciones más solemnes, tanto que en el siglo IV vino a ser el traje senatorial (senado), aunque en los círculos patricios estaba ya de moda.

En el culto se usó de desde los primeros tiempos. Ya en el siglo II aparece en una pintura de las catacumbas. Como vestido específicamente litúrgico aparece en primer lugar en el seudo-german de París. En España en el concilio IV de Toledo (633) alude también a ella como vestido característicamente litúrgico.

SIMBOLISMO: La casulla simboliza la caridad que hace el yugo de Cristo suave y ligero como lo afirma la misma oración:

“Dómine, qui disxisti: Iugum meum suave est et onus meum leve: fac, ut istud portáre sic váleam, quod cónsequar tuam grátiam” es decir: “Señor, que dijiste: Mi yugo es suave y mi carga ligera; haz que lo lleve de tal manera, que me haga digno de conseguir tu gracia.

¿Es obligatorio el uso de todos los ornamentos a la hora de celebrar la Santa Eucaristía? La respuesta es sí. En realidad, la Instrucción Redemptionis Sacramentum nos recuerda diciendo: “N°123. «La vestidura propia del sacerdote celebrante, en la Misa y en otras acciones sagradas que directamente se relacionan con ella, es la casulla o planeta, si no se indica otra cosa, revestida sobre el alba y la estola». Igualmente, el sacerdote que se reviste con la casulla, conforme a las rúbricas, no deje de ponerse la estola. Todos los Ordinarios vigilen para que sea extirpada cualquier costumbre contraria»

Esto nos previene y corrige de dos errores muy comunes que se han propagado y que como dice la Redemptionis Sacramentum, deben ser extirpados: Por una parte, hay quien equivocadamente usa la estola por encima de la casulla, cuando en realidad la Iglesia manda que la casulla se coloque por encima de la estola. Y un segundo error muy usual: Hay quienes suelen celebrar la Santa Eucaristía usando solamente la estola prescindiendo de la casulla.

Por otra parte aunque la Iglesia nos pide que al celebrar la Santa Misa, los sacerdotes usemos todos los ornamentos: Alba, cíngulo, estola y casulla. Existe una excepción para no usa la casulla: Cuando se concelebra. Sin embargo, hay que aclarar algo muy importante: La excepción no debe ser sinónimo de costumbre. En realidad, la misma instrucción Redemptionis Sacramentum aclara esto:

N°124 En el Misal Romano se da la facultad de que los sacerdotes que concelebran en la Misa, excepto el celebrante principal, que siempre debe llevar la casulla del color prescrito, puedan omitir «la casulla o planeta y usar la estola sobre el alba», cuando haya una justa causa, por ejemplo el gran número de concelebrantes y la falta de ornamentos. Sin embargo, en el caso de que esta necesidad se pueda prever, en cuanto sea posible, provéase. Los concelebrantes, a excepción del celebrante principal, pueden también llevar la casulla de color blanco, en caso de necesidad. Obsérvense, en lo demás, las normas de los libros litúrgicos.

Del texto se desprende las siguientes directrices:

Todos los concelebrantes usan casulla
  1. El sacerdote que preside la Eucaristía JAMÁS PODRÁ OMITIR el uso de la casulla.
  2. Un concelebrante sí PUEDE OMITIR USAR LA CASULLA si existe una CAUSA JUSTA.
  3. El texto nos da UNA CAUSA JUSTA: La falta de ornamentos (casullas) por el gran número de concelebrantes.
  4. La iglesia nos invita a PREVER que existan varias casullas (si es una celebración ya programada, por ejemplo)
  5. Si no existen suficientes casullas del color litúrgico (p.ej. si es cuaresma y el color es morado) el presbítero que preside la Eucaristía SIEMPRE USARÁ EL COLOR LITÚRGICO DEL DÍA O DEL TIEMPO LITÚRGICO, y los demás CONCELEBRANTES usarán el color blanco.

Por lo tanto, concelebrar en una Misa sin casulla es una excepción, no una regla. De tal suerte que, si un párroco o rector de un seminario o casa religiosa admite a concelebrar a otro presbítero, está en la obligación de proporcionarle al presbítero (s)  concelebrante una casulla si es que tiene otra.

Bibliografía consultada:

Manuel Garrido Bonaño-Augusto Pascual Diez, Curso de liturgia romana, Biblioteca de Autores Cristianos, Madrid, 1961

Comparte:

2 thoughts on “La importancia de usar todos los ornamentos en la Eucaristía

  1. Juan Manuel Morales Baez dice:

    Buenas tardes, leí este articulo, pero me entra una duda por que todo se toma de los Romanos, y no de una tradición Católica.
    Por que de la copia de tradiciones Romanas , muchos nos atacan los protestaste que somos la ramera y tantas cosas y ahora descubro que , la vestimenta de nuestros sacerdotes esta basada en los romanos.
    Hogala me puedan aclara o saber su punto de vista.

    1. Emmanuelle Cueto dice:

      El Cristianismo tuvo un choque muy fuerte con el imperio Romano, Al respecto hay que tener en cuenta dos acontecimientos importantes: 1.- La figura de Constantino con el Edicto de Milán (313) que dio libertad de culto, y el Edicto de Tesalónica (380) donde aquí el Cristianismo es la religión oficial. Muchos elementos externos fueron tomados de los Romanos. Saludos

Comments are closed.

WordPress Lightbox Plugin