Blog

header background
14 junio, 2018 @ 2:17 PM by Emmanuelle Cueto

La vida comienza en el momento de la concepción: La naturaleza biológica no se equivoca

 

Por el: P. Emmanuelle Cueto Ramos, fmap

 Comienzo de la vida humana

Lo que compete en este artículo es dilucidar si hay auténtica vida humana o no en el embrión, antes de las doce semanas de gestación, ante el problema del aborto. Mucho se ha discutido al respecto, y habiendo definido anteriormente el término vida como aquello que le es propio de los seres que actúan y se mueve hacia otros, y  así mismos. Por eso, es ineludible el afrontar una cuestión fundamental: ¿En qué momento empieza la vida?

Es muy importante dirigir la mira hacia los avances tecnológicos y científicos que se han aportado al respecto, sólo así se puede llegar a conocer los inicios de la vida y el proceso por el cual el nuevo ser humano inicia su existencia. Muchos dirán que hasta que el cigoto no llegue a la implantación del embrión en el útero materno, logrando así llegar al estadio de blastocisto. Otros argumentarán que hasta que se pueda constatar la formación de la corteza cerebral, ésta se empieza a formar a partir del día 15 y su prolongación será hasta el día . Por lo tanto, dirán los que defienden esta postura, sería prematuro y no conveniente hablar de vida humana antes de estos días.

 

Finalmente están los   que dicen que la vida humana tiene sus orígenes en el momento de la fecundación del óvulo y el espermatozoide, proceso que se formula de manera  ordenada  en  un  plano  antropológico-genético.  El  inicio  de  la  vida  del  ser humano se encuentra en dos células especializadas dedicadas a la función generadora, por un lado el gameto masculino [espermatozoide] y por otro el gameto femenino [óvulo].

Son dos células que se van formando durante un largo proceso llamado gametogénesis con un fin muy específico, reducir los cromosomas de 46 a 23 solamente.  La  fecundación es un proceso que lleva en sí mismo todo un orden que demuestra una vez más la complejidad del ser humano, sin embargo, en cuanto al principio de la vida las dos células primeras, los gametos masculino y femeninos respectivamente, al ser fundidas  y llevarse a cabo la embriogénesis  resulta lo que se conoce como embrión. Éste denomina al organismo resultante de la unión de las células sexuales hasta que  alcanza  los  tres  meses  de  desarrollo  donde  pasa  a  llamarse  feto. Llegando  aproximadamente a las veinte horas después de las relaciones sexuales, la cabeza del espermatozoide ya ha penetrado en el plasma del óvulo, avecinándose al núcleo del óvulo para aportar en él sus respectivos materiales genéticos.

Cuando el proceso de fusión se ha concluido, se está delante de una nueva célula, el cigoto.  Angelo Serra, sintetiza en tres puntos las características esenciales del desarrollo del neo-concebido:

1.- La coordinación. El desarrollo embrionario   desde el momento de la concepción, se realiza en un proceso de coordinación   ininterrumpida sin saltos cualitativos, lo que  dice que el individuo que empieza a formarse será el mismo hasta el día de su muerte.

2.- La Continuidad. El proceso que se lleva a cabo como fusión de los dos gametos, el masculino y el femenino, se comienza un nuevo ciclo vital de un nuevo ser humano. Lo que vendría a corroborar la anterior, pues se da un proceso que no se interrumpe, por ejemplo  la multiplicación celular.

3.- La gradualidad. Se sabe de más que la forma definitiva se alcanza de manera gradual y coordinada. El proceso   de crecimiento está diseñado para cada especie, y no sólo se da en el ámbito físico, sino también en cuanto a la formación genética y constitucional del nuevo   individuo. La gradualidad  y  la  diversidad  en  la  unidad.  Por  lo  tanto  ya  se  está  frente  a  un  ser autónomo. Toda la unidad y el desarrollo embrionario no sólo requieren, sino exigen  que tal embrión sea un individuo de la especie humana desde el momento de la fecundación, ya que al ser embrión posee por sí mismo un orden genéticamente autónomo e independiente de la madre. Por lo tanto, se está frente a un nuevo ser humano.  Eso dice entonces que no sólo se debe de considerar al embrión como una persona humana, sino que le trato hacia él, debe ser de humano a humano. Es un todo y cada momento de este proceso hace evidente que es un nuevo ser humano el que está frente, y que reclama el derecho inviolable de ser respetado en cualquier momento o estadio de su desarrollo.

 

 

El genoma humano como criterio necesario y suficiente.

Por eso, una de las disposiciones que se emplean ante la cuestión del aborto, es sobre el genoma humano. La constitución material del embrión humano, exige por ello que tenga un genoma único e irrepetible. Sin embargo, al respecto hay que hacer un par de aclaraciones para no caer en sofismas desmesurados. Como se hizo mención anteriormente, las disciplinas y ciencias empíricas contribuyen  al  enriquecimiento  de  este  tema,  Juan  Ramón    Lacadena  señala:  “En sentido estricto, por genoma se entiende el conjunto de genes que especifican todos los  caracteres potencialmente expresables de un organismo”.

Así es que el genoma humano es el conjunto de genes que explicitan de manera clara lo que el organismo llegará a ser, desde las enfermedades hasta cómo será de adulto, tratándose de un ser humano. Siguiendo la misma línea, la bióloga y química Esther Orozco, afirmará:

El genoma es el custodio de la herencia. El genoma humano es la información contenida en una molécula de ADN de gran tamaño (…) Se encuentran en todas las células que forman nuestro organismo, excepto en los glóbulos rojos. Lleva inscrito lo que biológicamente somos y la herencia que ha custodiado y transmitido para nosotros”.

Esto corrobora que, el genoma humano lo poseen todos los seres vivos de la especie humana. Sin embargo, aquí se está en terreno peligroso, pues como se verá más tarde, el genoma humano es  criterio necesario para afirmar que el embrión es un ser vivo de la especie humana, cosa que algunos querrán refutar. Hay un par de   objeciones que son esgrimidas   por algunos objetores ante la defensa de la vida y dignidad humana en el embrión. El argumento es presentado de manera  sintética  de  la  siguiente  forma:  El  embrión  no  puede  ser  considerado  una persona de la especie humana, puesto que toda célula somática  posee un genoma único, singular y completo.

 

Por lo que, según los objetores, si se sostiene que el genoma humano es fundamento para afirmar a la persona en el embrión, la caspa sería un total genocidio, por poner un ejemplo. Este argumento pretende refutar la tesis de que el genoma es el criterio necesario y suficiente sobre todo propuesta por algunos católicos que afirman que el embrión unicelular es persona por el hecho irrefutable de poseer un genoma único  y  completo y  dado  que  no  toda  célula  con  genoma  completo  es  persona, tampoco lo es el cigoto de una u otra forma. Este argumento que si bien, ha sido divulgado de manera popular, no pertenece a la doctrina de la Iglesia Católica como muchos le achacan.

Al respecto se presenta el Dr. Jorge Carpizo quién es su texto La interrupción del embarazo antes de las doce semanas, afirma: “Todas las células tienen el genoma humano completo. Sin embargo, no por estar vivas y poseer el genoma humano, esas células son seres humanos. Es decir, no es posible afirmar que el espermatozoide o el óvulo sean personas humanas”.

Es aquí donde cabe la aclaración ante la disyuntiva anterior mal interpretada. Esto sin duda es falso, pues nunca se ha dicho que las células que poseen genoma humano, sean potencialmente personas, sino más bien que el genoma evidencia que el cigoto, en este caso, es ya un ser de la especie humana. En lo que concierne a la afirmación de Jorge Carpizo y otros más, da muestra de falta de  apoyo científico. Hoy en día, la afirmación de que hay un ser vivo de la especie humana en el embrión es claro, gracias a disciplinas como la biomedicina, bioquímica, y los avances de la biología, ciencia que, al igual que la fisiología, la embriología, la biología celular, de la genética y la inmunología, han contribuido a un esclarecimiento sobre los inicios de la vida humana.  Quienes actualmente se oponen a tales evidencias manifestadas en esta postura científica, hoy por hoy aceptan una biología superada. Por lo tanto, queda desacreditada la  postura  de  Jorge  Carpizo  ante  las  evidencia  científicas  que  se  ofrecen  en  la actualidad.

Razón por la cual quien tache de argumento “religioso o cultural” el decir que “la vida comienza en el momento de la fecundación del espermatozoide al óvulo” simplemente o no sabe lo que dice o intencionalmente va contra la biología moderna. Simplemente la naturaleza biolólica… no se equivoca aunque las leyes digan lo contrario. La naturaleza es sabia.

 

(Extracto de trabajo de investigación para la Facultad de Filosofía de la Universidad Pontificia de México)

Acerca del autor

Artículos relacionados

Comentarios

No hay comentarios

Comentar

Tu dirección de email no será publicada. campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

WordPress Lightbox Plugin